Enamórate de tus sueños, porque todo aquello que rocías con emoción se vuelve más atractivo y fuerte.
Explora conmigo el potencial del amor y la pasión para conseguir tus metas.

Las emociones son energía. Las emociones nos mueven. Sabiendo esto, si las escuchamos y les prestamos atención nos indicarán hacia dónde tenemos que caminar para conseguir nuestros objetivos.

Muchas veces esas emociones te alejan de elementos y situaciones que no te benefician (el asco, por ejemplo, es una emoción que se encarga de esto). El miedo, por otra parte, se encarga de avisarte que necesitas más recursos antes de iniciar el primer paso. La tristeza te permite tiempo y espacio para asimilar las posibles pérdidas…

Pero, ¿y si además de escucharlas, usamos estas emociones a nuestro favor? ¿Y si nos beneficiamos de sentimientos como el amor? ¿Y si le ponemos amor a todo lo que hacemos?

De esto sólo puede salir algo increíblemente bueno.

Enamorarte de tus sueños te ayudará a conseguirlos

Yo siempre he sido de ponerle amor a todo: amor a mis relaciones, amor a mi trabajo (incluso cuando trabajaba de camarera o de cualquier otro trabajo que no fuera de lo mío), amor a mi comunicación… Pero sin duda, lo mejor que ha hecho el amor por mí es ayudarme a conseguir mis metas.

Haz memoria. ¿Qué cosas has querido con verdadera pasión? Puede ser que quisieras conseguir una plaza en una oposición, ir a un concierto, sacarte la carrera, conseguir ese trabajo que siempre has deseado, conquistar a ese chico o a esa chica… Y dime, ¿lograste lo que te proponías? Pues posiblemente sí, porque le habías puesto pasión.

El amor es un elemento poderosísimo, y la pasión es una de sus manifestaciones. Además es prácticamente un componente inherente al ser humano. Las personas somos amor, somos energía, somos movimiento. Si ese amor, esa energía y ese movimiento los ponemos a trabajar para conseguir nuestros sueños, todo vendrá rodado.

Porque piénsalo: cuando te enamoras de algo o de alguien, te atrae como si fuera un imán. Si estás enamorado o enamorada, no te costará nada hacer cosas con tu pareja, por ejemplo. A esto me refiero cuando te digo enamórate de tus sueños, porque si te enamoras de tus sueños te atraerán también como si fuera un imán y se harán realidad.

Una cucharadita de pasión y una taza de amor incondicional

Me gusta hablar mucho de pasión, de encontrar aquello que te mueve al fin y al cabo. Pues imagina que a todo lo que hacemos le ponemos pasión y encima nos enamoramos de nuestros sueños. Sin darnos cuenta cualquier día nos descubriremos haciendo las acciones necesarias para conseguir nuestras metas soñadas. Créeme, acabarás por comerte el mundo y no habrá nada que te pueda parar.

El Mundo está en las manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños – Paulo Coelho

Intentarán que tires la toalla, intentarán boicotearte, intentarán incluso que fracases o en el mejor de los casos te persuadirán para que ni lo intentes no vaya a ser que fracases. Sin embargo, si estás enamorado, no hay montaña suficientemente alta como para frentarte (Ain’t no Mountain High Enough, baby).

Acción + Pasión = Éxito

Un ejemplo de personas que han alcanzado el éxito con pasión y acción son los Apasionados. ¿Quieres saber cómo te puedes convertir en un apasionado? Pues lo primero es saber qué se te da bien hacer, con qué disfrutas, y después queda añadir amor y pasión. En cuanto te pongas en marcha (ya que la emoción te hace caminar hacia delante), serás una persona coherente con tus valores y decidida en sus objetivos.

No vale sólo con encontrar tu pasión y desarrollar tus talentos (que también), necesitas además llevar a la práctica una serie de conductas que te lleven a tus objetivos. Para ello, necesitas establecer unos objetivos realistas y bien definidos. Y por supuesto, no dejes que la procrastinación te venza (no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy). Ponte en marcha YA hacia tus sueños.

Si te has enamorado de tus sueños, irás corriendo hacia ellos. ¿O acaso harías esperar a tu enamorado? 😉

Visualiza tu éxito y enamórate

Si te has convencido de los beneficios que tiene el enamorarte de tus sueños, te invito a que te visualices a ti mismo cuando los hayas conseguido.

Observa cómo te ves, qué aspecto físico tienes. Observa también lo que te rodea, el sitio en el que estás y las personas a tu alrededor. Enfócate en lo que te dicen los demás, lo que te dices a ti mismo y las sensaciones que tienes…

¿Te gusta? Pues no es suficiente… ¡Te tiene que enamorar!

¡Enamórate de tus sueños para poder alcanzarlos como un imán!

Si sientes amor, si sientes pasión, le quitas el esfuerzo extra que supone ir a conseguir esas metas. Simplemente actuando según tu plan de acción y motivado por el amor, acabarás consiguiendo aquello que más ansías.

No digo que vaya a ser sencillo, de hecho los sueños requieren mucho esfuerzo, mucho aprendizaje, muchas caídas y también dolores. Sin embargo el amor todo lo suaviza y se encargará de que tu camino sea lo menos empedrado posible y se asemeje más a una alfombra roja.

Mi recomendación es que aprendas a gestionar tus emociones y a usarlas para conseguir tus sueños. Te harás un favor y además podrás disfrutar un montón del proceso.

¿Te atreves a enamorarte?